Skip to content

Buenas Prácticas para la Manipulación de Alimentos

Buenas Prácticas para la Manipulación de Alimentos

Buenas Prácticas para la Manipulación de Alimentos

Un curso de manipulador de alimentos tiene como finalidad enseñar a una persona diferentes rutinas y lineamientos que se deben seguir al momento de tratar con los distintos tipos de alimentos.

Al contar con los conocimientos necesarios para manipular alimentos adecuadamente se pueden prevenir serios daños a la salud de los consumidores en general.

Esto se aplica para todo el proceso, es decir, para la preparación de alimentos, su envasado, el transporte, distribución, almacenamiento, la venta de alimentos, en cualquiera de estas áreas se puede producir algún tipo de contaminación que pueden provocar intoxicación.

Por ejemplo un producto fresco debe ir refrigerado a determinada temperatura, si durante su transporte o almacenamiento esto no se cumple, lo más probable es que comiencen a producirse hongos o bacterias que contaminan y dañan el producto.

Es por ello que todas las personas involucradas en cualquiera de estos procesos deben contar con el certificado de manipulación de alimentos, además de que es un requisito que establece la ley y debe cumplirse.

Quienes deseen trabajar profesionalmente o de manera puntual en cualquier empresa que esté relacionada con el sector alimenticio debe tener el certificado, ya que de no poseerlo no podrá trabajar.

Algunos Consejos para Manipular Adecuadamente los Alimentos

Lo principal es la higiene, el utilizar un jabón neutro es lo ideal, lavarse las manos adecuadamente con el mismo garantizará la inocuidad de los alimentos, además cada vez que se deba cambiar de elaboración de un plato a otro se debe tener a la mano algún desinfectante.

Se debe prestar atención al manejo adecuado de los productos congelados, deben conservarse a la temperatura ideal de acuerdo al tipo de producto o siguiendo las instrucciones de su etiquetado.

De igual manera al momento de descongelarse se debe utilizar el producto en su totalidad, para ello lo conveniente es congelar en las porciones adecuadas; al momento de comenzar el proceso de descongelación, este debe iniciarse en el refrigerador, nunca a temperatura ambiente.

De esta manera se puede evitar la proliferación de bacterias; al momento de cocinar los alimentos se debe estar atento a la temperatura, cada alimento y tipo de preparación tienen una temperatura adecuada.

Todos los utensilios o superficies de la cocina que tengan contacto con alimentos crudos deben limpiarse para que no entre en contacto con ningún otro alimento, así se garantizará una correcta higiene y manipulación.

De igual manera una vez culminada la labor se debe desinfectar todo.