Una industria que afecta la economía mundial.

Para muchos no hay nada mejor que ir al cine o comprar sus películas favoritas y la mercancía de estas pero no muchos saben que muchas veces la mercancía que están comprando es ilegal, esto se debe a que en ocasiones se consiguen con sus películas favoritas a menor precio resultando en algo “mejor”.

Pero la verdad s que estos productos afectan gravemente a una empresa tal como lo es la industria cinematográfica y si hoy en día posible referirse al cine como una gran industria o negocio debido al gran número de películas y productos que tienen base en ellas a nivel mundial.

Estos productos originales les permiten a muchas personas poder seguir trabajando debido a que las ventas de las películas y objetos oficiales son lo que mantiene a una gran parte de la población obrera que posee esta industria no solo en una casa productora sino a nivel general.

Una empresa que afecta a millones.

La industria de la piratería afecta a millones de personas a nivel mundial no solo al nivel de comprar productos ilegales sino que los productos que son duplicados son productos que regularmente poseen un impuesto y esto permite que el gobierno tenga recursos que les permita mantener la nación.

Para muchas personas quizás esta empresa les parece lucrativa pero la verdad es que es un lucro que termina siendo muy caro debido a la eventualidad de ser atrapado atrapando vendiendo mercancía pirata lleva a una gran multa por cada producto o el equivalente en tiempo de cárcel si es reincidente.

Las leyes a nivel mundial que buscan proteger no solo a los gobiernos sino también a las empresas que dedican su tiempo para producir películas, juegos, música e incluso productos electrónicos de gran calidad, para permitirles seguir dándonos aquellos que nos gusta.

La industria sin futuro.

Este tipo de empresas criminales hoy en día hacen millones en ganancias a costa de vender mercancía de calidad dudosa a consumidores incautos o conocedores pero que buscan un precio menor por un producto que ellos necesitan, esto hace que la industria funcione a pesar de las sanciones.

Pero esto no está sin castigo pues últimamente las leyes han llegado al punto de varios años de cárcel en Europa para quienes infrinjan la ley vendiendo este tipo de productos al mercado mientras que en Latinoamérica se condena con cárcel el castigo mas común es la destrucción de la mercancía en cuestión mas una multa.