¿Es necesario el objeto social de una sociedad limitada

En una empresa existen diversas maneras de establecer el valor contable de sus diversas actividades, de esta manera se puede mantener un control bastante paralelo y transparente entre las partes beneficiadas de una sociedad que tiene la intención de lucrarse con sus actividades.

Para esto se debe tener en cuenta el objeto social de una sociedad limitada, el cual dará cuentas de las actividades que realiza dicha unión entre socios la cual tiene como finalidad que los objetivos sean alcanzados estableciendo un acuerdo donde estos puedan recibir su ganancia financiera de forma justa.

¿Qué es un objeto social?

Este puede llegar se ser definido como uno de los elementos más esenciales dentro de un contrato que establece un sociedad entre aquellos que se encuentran interesados, el objeto social establece las diversas actividades que este grupo conformado por individuos o empresas realiza.

De esta manera se tiene en cuenta aquellas cosas que pueden desarrollarse o se han de desarrollar en el futuro con la intención de verse prosperar de forma continua, también suele conocerse como el medio que utiliza esta unión de partes interesadas para obtener algún tipo de beneficio.

Es bien sabido que al crearse este tipo de objetos dentro de una sociedad mercantil esto se transforma en un acto voluntario ya que con este pueden aperturar un fondo patrimonial en conjunto para poder colaborar en las acciones que realizara la empresa que se encuentra desarrollándose.

De esta manera las partes no solo deben estar de acuerdo en todas las acciones que se lleven a cabo, sin embargo es importante destacar que el objeto social debe encontrarse correctamente redactado y debe tener un origen legal ya que sin esto no se podrá realizar ningún tipo de acción mercantil.

¿Qué es una sociedad limitada?

Llamada como sociedad de responsabilidad limitada o SRL es un tipo de sociedad mercantil muy implementado en la actualidad en la región europea, siendo más destacada en España ya que es aquí donde los pequeños empresarios autónomos la usan de una forma muy frecuente.

Esta sociedad mercantil limita la responsabilidad capital que poseen los socios que han aportado, evitando de esta manera responder con su patrimonio personal ante algún tipo de improviso o deudas que puedan llegar a surgir en sus respectivos negocios.

De esta manera el objeto social de una sociedad limitada establece las acciones que se desarrollan para la expansión, sin embargo limita los riesgos que se puedan llegar a presentar ante el cambio rápido que puede surgir en el mercado reduciendo la perdidas al mínimo posible.