Estafas que se pueden evitar

Somos muchas las personas que alguna vez nos hemos tenido que enfrentar a un billete falso, la verdad que no es plato de gusto porque encima pierdes todo el valor que ese billete pudiera tener, es más ni siquiera yendo a un banco se hacen responsables, te dan las gracias por tu buena acción del día y si te he visto no me acuerdo. La verdad que es un problema grande porque los falsificadores cada vez se lo curran más y hay veces en las que los billetes son difíciles de ver, son solo los entendidos los capaces a detectarlos con solo verlos o incluso tocarlos. Y claro el que no tiene ni idea tiene que ir con el miedo en el cuerpo pensando si la cajera del supermercado o el que le despacha el pan todos los días se lo va a colar, claro debes pensar que lo hacen inconscientemente porque de otra forma creo que no podría ser.

Por eso es normal ver como la gente cada día toma iniciativa y busca la forma en la que no se la puedan colar, por ejemplo al principio cuando salió el euro los estafadores no se hicieron esperar y poco tardaron en empezar a crear euros falsos que tendríamos entre nosotros enseguida, por lo que nos enseñaron con el simple tacto a detectarlos, pero claro una copia bien hecha era difícil de identificar. Es entonces cuando podíamos ver unos rotuladores que pintando en el billete se podía ver claramente si el billete era de pega o por el contario era de valor, aunque he decir que no ha todos les convencían, llegaron los detectores automáticos de billetes falsos, unos aparatos en los que metes el billete y automáticamente te dice si vale o no, la verdad es que hasta el momento es lo que más vemos en cualquier tienda o incluso supermercado y el aparto que más se suele utilizar.

Hay muchos sitios en los que los podemos encontrar, incluso si visitamos esta web podremos encontrarlos hasta para llevar en el bolso, de esa manera en cualquier momento podremos comprobar cualquier billete que nos puedan dar. Menos mal que por lo menos con cosas así podemos evitar que nos engañen, y no tener que salir a comprar con el miedo de poder traernos en cualquier momento un billete que además de feo no sirve para nada.

Deja un comentario